¿Cuántos cerebros tenemos? La respuesta es…


Que no cunda el pánico, que de momento seguimos teniendo un sólo cerebro.  Sin embargo, según el médico y neurocientífico norteamericano Paul D. McaLean nuestro “único” cerebro actual es el resultado de la suma de 3 cerebros que se han ido formando y desarrollando durante la evolución de la especie humana.

1. Cerebro Reptiliano:

Cerebro Reptiliano

Ocupa aproximadamente el 5% del volumen total de nuestro cerebro. Es el responsable de regular los elementos básicos de supervivencia.

No aprende así que actua en base a un repertorio de respuestas fijas.

Es territorial, caprichoso, no tiene paciencia ni tiempo y actúa de manera instintiva.

Sólo reconoce el tiempo presente y se encarga de aportar fuerza y energía a nuestra comunicación con terceras personas.

Otra de sus funciones es la de liberar sustancias adictivas, como por ejemplo la adrenalina.

2. Cerebro  Límbico o Emocional:

Cerebro límbico o emocional

Ocupa aproximadamente el 15% del volumen total de nuestro cerebro, y como su propio nombre indica es el máximo responsable de gestionar nuestras emociones.

Es el cerebro del aprendizaje el cual necesita afecto y atención. Aprender significa que tiene memoria y por tanto además del presente trabaja también en tiempo pasado. Esto le permite recordar y relacionar situaciones presentes con experiencias pasadas aportando la carga emocional correspondiente (seguridad, nerviosismo, miedo, alegría…)

En los procesos de comunicación que mantenemos constantemente (Es imposible no comunicarse”. Paul Watzlawick), el cerebro emocional aporta emocionalidad a nuestros mensajes regulando el tono de nuestra voz y expresando sentimientos a través de la comunicación no verbal.

3. Cerebro Racional:

Cerebro Racional

Ha sido el último en llegar y sin embargo es el más grande del todos ya que ocupa el 80% restante. De acuerdo con Paul D. MacLean, sólo en los seres humanos y otros mamíferos avanzados existen los tres cerebros, los mamíferos inferiores tiene sólo los cerebros reptiliano y emocional, y todos los demás vertebrados tienen únicamente el cerebro reptil.

Esto significa que sólo los poseedores de un cerebro racional tenemos la capacidad de pensar de forma abstracta, de cerrar los ojos y visualizar, de definir objetivos y plantear estrategias para lograrlos y de organizar y dar coherencia a la información que recibimos. En resumidas cuentas, el cerebro racional además de tener pasado y presente, también es el responsable de organizar el futuro.

Pero si hay una función que desempeña nuestro cerebro racional que destacamos especialmente es su capacidad para regular nuestras emociones, permitiendo por ejemplo que el miedo no nos bloqueé en determinadas situaciones, que nuestro estado de ánimo sea el adecuado ante determinado reto o que podamos tomar decisiones de una manera consciente y no sólo emocional.

Eso sí, el cerebro racional necesita al cerebro emocional para rendir adecuadamente. Por sí mismo sería únicamente un mero acumulador de información.

Gracias a la interacción entre nuestros tres cerebros podemos:

⊗ Moderar nuestras reacciones emocionales

⊗ Desarrollar planes de actuación concretos ante situaciones emocionales

⊗ Ocuparnos de la coordinación de nuestras emociones

Uno de los objetivos principales de nuestros proyectos formativos es conseguir que nuestros 3 cerebros (reptiliano, emocional y racional) dejen de lado el protagonismo individual en beneficio del grupo, ya que no son pocas las veces en que el reptiliano o el emocional toman el mando de la situación sin “pedirle permiso” a nuestro cerebro racional.

 

Alberto Costa

Coach Profesional